Teoría del Espacio de Trabajo Global

Baars utiliza la metáfora de un teatro para dar forma a su teoría conocida como Espacio de Trabajo Global (Global Workspace Theory).

Baars habla de un “teatro” en el que el foco de la consciencia se representa por el punto de luz sobre el escenario, que es dirigido por la atención. El escenario completo se corresponde con la memoria de trabajo, que es el sistema de memoria que almacena los contenidos conscientes. La información obtenida en el punto de luz se distribuye de forma global a través del teatro a dos clases de procesadores inconscientes: los que forman la audiencia reciben información del foco de luz; mientras, entre bastidores, los sistemas inconscientes contextuales dan forma a los sucesos que ocurren en el punto de luz.

La metáfora del foco luminoso es también utilizada por Crick (1994) argumentando, acerca del procesamiento de la información visual, que fuera del punto de luz de la atención visual la información se procesa menos, de forma diferente o ni siquiera se procesa. No hay que confundir esta metáfora del teatro que usa Baars con otra metáfora denominada “Teatro Cartesiano”, que es en esencia opuesta a la defendida por Baars, ya que atribuye la consciencia a un punto concreto del cerebro, la glándula Pineal. Descartes pensaba que en esta glándula se localizaba el alma (Finger, 1995). Las teorías como esta que localizan la consciencia en un punto concreto del cerebro son mayoritariamente rechazadas por la comunidad científica. Si bien es cierto que los neurocientíficos buscan las correlaciones neuronales de la consciencia, no se cree que se localicen en un punto concreto, sino que posiblemente se formen a partir de coaliciones de neuronas (Crick y Koch, 2003).

Volviendo a la metáfora del teatro desarrollada por Baars, es importante resaltar que el “escenario” está compuesto por la memoria de trabajo. Donde los “actores” compiten por aparecer en el foco luminoso de la atención, en el cual aparecen como contenidos completamente conscientes. La selección del foco de atención se realiza en gran medida entre bastidores. Son los procesadores inconscientes los que llevan a cabo esta selección en base al contexto y a conjuntos de creencias (a menudo inconscientes) que determinan los pensamientos conscientes (la actuación en escena). Baars también indica que el foco luminoso de la consciencia es el instrumento que usa el “director” para tomar decisiones en el campo de la memoria de trabajo guiadas por la persecución de metas. Este director de la obra, también trabaja entre bastidores, lo que sugiere que en gran medida no tenemos acceso a las razones por las que hacemos las cosas. Este concepto encaja con el presentado por algunos autores (Rosenthal, 2000; Morin, 2002), que afirman que el yo consciente confabula para deducir las razones por las que el sujeto lleva a cabo sus acciones.

Según Baars, al vasto dominio inconsciente de conocimiento y control se puede acceder usando la consciencia. La consciencia se usa para el aprendizaje rápido y el reconocimiento preciso. También activa un gran número de rutinas automáticas que constituyen acciones específicas, proporcionando coordinación y control. Las experiencias conscientes activan contextos inconscientes, que ayudan a interpretar sucesos conscientes futuros. En definitiva, la consciencia proporciona un marco para el acceso (y función de búsqueda global) a los vastos contenidos inconscientes de la mente. Parece que las investigaciones realizadas con métodos de diagnóstico por imágenes (resonancia magnética funcional, tomografía por emisión de positrones, etc.) indican que esta hipótesis podría ser cierta (Baars, 2002; Baars et al., 2003); en cualquier caso, se necesitan más análisis neurológicos para confirmar o desmentir con seguridad las suposiciones de Baars.

Referencias

(Baars, 1988) BAARS, B.J. 1988. A Cognitive Theory of Consciousness: Cambridge University Press.

(Baars, 1997) BAARS, B.J. (1997). In the Theater of Consciousness. Global Workspace Theory, A Rigorous Scientific Theory of Consciousness. Journal of Consciousness Studies, 4, pp. 292-309.

(Baars, 2002) BAARS, B.J. (2002). The conscious access hypothesis: Origins and recent evidence. Trends in Cognitive Science, 6, pp. 47-52.

(Baars et al., 2003) BAARS, B.J. RAMSOY, T.Z. y LAUREYS, S. (2003). Brain, conscious experience and the observing self. Trends in Neurosciences. Vol. 26, No. 12, pp. 671-675.

(Crick and Koch, 2003) CRICK, F. y KOCH, C. (2003). A framework for consciousness. Nature Neuroscience, 6. pp. 119-126.

(Crick, 1994) CRICK, Francis. (1994). Astonishing Hypothesis: The Scientific Search for the Soul. Scribner Book Company.

(Morin, 2002) MORIN, A. (2002). Do you “self-reflect” or “self-ruminate”? Science and Consciousness Review. Dec. No. 1.

(Rosenthal, 2000) ROSENTHAL, D.M. (2000). Metacognition and Higher-Order Thoughts. Consciousness and Cognition 9, pp. 231-242.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *