¿Qué es la Conciencia Artificial?

En primer lugar, diría que el concepto de conciencia artificial no es en realidad nada nuevo. Lo que creo es nuevo es la aplicación de los últimos modelos científicos y filosóficos de conciencia en el mundo de la Inteligencia Artificial. Básicamente, el objetivo central de la conciencia artificial es producir conciencia en un sistema artificial. Uno de los grandes retos a este respecto es qué son realmente los procesos conscientes. Lo que tenemos actualmente es un montón de hipótesis que se podrían aplicar de alguna forma a artefactos de ingeniería. Sin embargo, no sabemos hasta que punto estas hipótesis se correlacionan con la realidad de la mente humana. Esta es la razón por la que pretendemos mantenernos informados de los últimos avances en neurociencia. Conforme avanzan las investigaciones en materia neuronal y cognitiva obtenemos más información acerca del funcionamiento de la mente y sus procesos.

No hay duda de que el campo del la conciencia artificial  tiene que estar relacionado con los estudios de la conciencia humana (yo diría los estudios de la conciencia en general, porque hay pruebas de comportamientos conscientes en otros mamíferos). Por lo tanto, como parte de la disciplina de la IA, la conciencia artificial tiene que seguir un enfoque multidisciplinar, donde la neurociencia, filosofía, psicología, física, etc.  jueguen un papel importante en la materia. Obviamente, la ingeniería juega su papel central aquí, pues al y al cabo estamos hablando de máquinas.

La Teoría de la Inteligencia Maquiavélica

La teoría más popular que da explicación a la rápida evoluciójn del cerebro humano es la hipótesis de la “Inteligencia Maquiavélica” (también conocida como hipótesis del cerebro social).

El cerebro humano ha evolucionado mucho más rápido que el de otros mamíferos. En sólo 25 millones de años han tenido lugar multitud de mutaciones en los genes humanos. La hipótesis de la inteligencia maquiavélica podría explicar este fenómeno, y podría darnos la razón por la cual tenemos un cerebro tan grande y complejo. De acuerdo con esta teoría, la intensa competición social fue (y sigue siendo hoy en día) la principal razón por la cual el cerebro humano ha evolucionado hasta convertirse en un órgano extremadamente complejo y que consume el 20% de nuestra energía. La selección natural promocionó a aquellos individuos cuyas estrategias sociales les proporcionaban éxito social y reproductivo. Sofisticadas estrategias “maquiavélicas”, que implicaban comportamientos sociales como las mentiras, la astucia o la creación de grupos sociales fueron la forma de tener éxito en la emergente y compleja sociedad.

Sergey Gavrilets y Aaron Vose, de la Universidad de Tenesse, han proporcionado datos que apoyan esta hipótesis. Han desarrollado un modelo matemático que simula el desarrollo del cerebro humano de acuerdo a la teoría de la inteligencia maquiavélica. En su modelo, los genes controlan el cerebro que inventa y aprende estrategias sociales (memes). Estas estrategias las usan los machos en su competición por aparearse. El modelo sugiere que la capacidad cerebral evoluciona más rápidamente que la capacidad de aprendizaje, y que la ventaja de tener un gran cerebro deja de serlo tanto cuando los humano estamos más expuestos a los memes en una sociedad moderna.

Fuente: The dynamics of Machiavellian intelligence . Proc. Natl. Acad. Sci. USA, 10.1073/pnas.0601428103. Abstract.